INCREIBLE! AHORA PUEDES TENER HIELO PARA TUS FIESTAS EN SEGUNDOS! WOWW!

INCREIBLE! AHORA PUEDES TENER HIELO PARA TUS FIESTAS EN SEGUNDOS! WOWW!

Sólo necesitaremos los siguientes materiales para conseguir hacer hielo de manera instantánea. Son cosas que todos solemos tener en casa:

  • Una nevera con congelador
  • Botella de plástico de agua mineral (1,5 l)
  • Un cubito de hielo

1. El primer paso es poner el congelador a -18°C. Vamos a dar un margen de 1o minutos al congelador para que se adapte a la temperatura que acabamos de poner. Una vez pasado el tiempo, coloca la botella de agua en el congelador y déjala ahí durante 2:30 horas. No dejes la botella mucho más tiempo, sé puntual porque el agua podría congelarse.

2. Ahora, saca nuevamente la botella cuando haya pasado 2:30 horas en el congelador. Como verás, el agua aun no ha pasado a estado sólido, por lo que debemos ser sumamente cuidadosos a la hora de sacar la botella del congelador. Sé prudente y no des ningún golpe a la botella, posándola de manera suave en una mesa.

3. Es el momento de hacer “magia”; te animamos a tener algún amigo al lado para que contemple la hazaña. Golpea la base de la botella ligeramente, cualquier pequeño golpe hará que reaccione. Posa nuevamente la botella y contempla cómo congela el agua de su interior, lentamente, formando pequeños cristales de hielo.

4. Para hacer hielo de manera instantánea, también puedes aprovechar el agua de la botella para realizar lo siguiente: Después de dar el golpe a la botella, coloca un cubito de hielo en mitad de un plato hondo y échale el agua encima, muy despacio. Verás cómo el cubito de hielo se va haciendo más grande, haciéndose agua cristalizada ante tus ojos.

¿Es magia? No, la explicación es sencilla

El agua se hace hielo al golpear su base debido a un proceso físico llamado súper fusión o súper enfriamiento. Como sabes, en el interior de la botella hay una burbuja de aire de mayor o menor tamaño. Al golpear la botella a -18°C, las burbujas de aire se hacen más pequeñas y entran en contacto con el agua, de ahí la cristalización.

En términos de la ciencia; se llama cristalización cuando las moléculas del agua se juntan alrededor de un núcleo. Conseguir este efecto en agua natural es fácil porque está llena de impurezas que pueden servir de núcleo, pero el agua purificada no tiene tales impurezas, por lo que necesitamos hasta -40 ºC para conseguir realizar el experimento.